Energía

Fotovoltaica

Funcionamiento de la energía fotovoltaica

Funcionamiento de la energía fotovoltaica

Como todos sabemos, el sol es una de las principales fuentes de obtención de energía limpia, lo que no sabemos es como se transforma esa energía con tal de poder utilizarla de forma cuotidiana. Podríamos decir que los rayos de sol que hay durante todo el día, hacen que nuestras bombillas y electrodomésticos se puedan encender. Ya que esta será una de las principales energías renovables en el futuro, dedicaremos el artículo de hoy a conocer su funcionamiento y ventajas.

Como definición principal, debemos saber que la energía fotovoltaica es aquella que se obtiene mediante la transformación directa de la energía del sol en energía eléctrica. Aunque este proceso parezca muy simple, lo cierto es que conlleva una gran dificultad si no entendemos realmente como funciona cada una de las partes.

Una vez se genera esta energía, se puede utilizar de dos formas: en una instalación aislada o en una instalación conectada a la red. El primer caso se utiliza para poblaciones donde es difícil realizar este tipo de conexiones y la electricidad que se obtiene se destina al autoconsumo. Mientras que, en el segundo caso, la corriente eléctrica generada puede ser vertida a la red eléctrica como si fuera una centra de producción de energía. Dependiendo del lugar y las necesidades de los habitantes, se utilizará la energía fotovoltaica de una forma u otra.

¿Cómo se genera la energía fotovoltaica?

Cuando pensamos en la energía fotovoltaica, seguro que se nos viene a la mente una placa solar, las cuales están formadas por módulos y estos, a su vez, por células fotovoltaicas. Estas células están formadas por una o varias laminas de material semiconductor y recubiertas de un vidrio transparente, con la finalidad de dejar pasar la radiación solar y minimizar las pérdidas de calor.

La mayoría de estas células se fabrican con silicio, ya que es un material bastante eficiente que tiene unos rendimientos medios de 14 y 17%. Aunque se han utilizado otros materiales más baratos, lo cierto es que los rendimientos también son algo inferiores, por lo que es necesario valorar varias opciones en cuanto a la generación de energía fotovoltaica.

De esta forma, la luz del sol incide en las células de la placa, creando un campo de electricidad entre las distintas capas. Cuanta más intensa sea la luz del sol, mayor será el flujo de electricidad. Aunque no es necesaria la luz directa, ya que los días nublados este tipo de energía puede seguir funcionando.

El dispositivo se encarga de transformar la corriente continua en corriente alterna con las mismas características de la red eléctrica a la que se va a verter, controlando así la uniformidad y calidad de la señal.